Una humilde jovencita vendedora de refrescos y raspadillas decidió quitarse la vida la tarde de ayer en el puerto de Paita.

La joven de iniciales P.M.C.S (18) fue hallada por su hermano menor en su dormitorio de su vivienda del asentamiento Los Laureles Mz D. Según la policía, el cuerpo de la joven fue encontrado colgado de una viga.

De acuerdo a las primeras investigaciones el hecho habría ocurrido entre las 5 y 7 de la noche, sin embargo según vecinos por la tarde escucharon una discusión con la madre de ésta, cuando retornaba de su faena de trabajo.

Se supo que la joven se dedicaba al comercio, y su zona de trabajo se ubicaba en los exteriores del local comunal del asentamiento 2 de Mayo.

Hasta el lugar llegaron familiares y amistades de la joven víctima de la depresión, quienes no lograban entender lo sucedido y prefirieron guardar silencio, mientras tanto las autoridades policiales iniciaron los interrogatorios para determinar las causas que llevaron a esta joven a quitarse la vida.