La población hispana de Estados Unidos alcanzó 59,9 millones de personas en 2018, 1,2 millones más que el año anterior y 12,1 millones más que los 47,8 que había en 2008, según las estimaciones publicadas por la Oficina del Censo, según un informe divulgado este lunes por el centro de investigación Pew.

De acuerdo al informe, el crecimiento de la población entre los hispanos se ha desacelerado en la última década a medida que el número anual de nacimientos de mujeres latinas y la inmigración, especialmente procedente de México, han disminuido.

De hecho, la población hispana creció en un promedio anual del 3,4 % de 2005 a 2010, pero la tasa disminuyó hasta el 2 % por año desde entonces.

Sin embargo, el crecimiento de la población entre los hispanos continúa superando al de otros grupos, ya que la población blanca experimentó un avance «insignificante» entre 2015 y 2018, de acuerdo al estudio, mientras que la población negra tuvo un desarrollo promedio anual menor del 1 %.

«Solo los estadounidenses de origen asiático han experimentado un crecimiento más rápido de la población que los hispanos, con una tasa de crecimiento del 2,8 % entre 2015 y 2018», destacó el análisis.

Aun así, los latinos siguen siendo una «parte importante» del historial demográfico general del país, ya que entre 2008 y 2018 la participación hispana en la población total de Estados Unidos aumentó del 16 al 18 %, según el Pew.

Asimismo, los latinos representaron aproximadamente la mitad (52 %) del crecimiento de la población del país en la década analizada.

El informe subraya también que la zona sur del país registró el crecimiento más rápido de la población latina comparada con cualquier otra región: el número de latinos en el sur creció un 33 % durante esa década, alcanzando los 22,7 millones en 2018, un aumento de 5,6 millones respecto 2008.