Más de mil pescadores langostineros de Talara, Sechura y Paita ven peligrar su actividad debido a la prohibición y penalización de la pesca de arrastre.


El gerente provincial de Desarrollo Económico de Sechura, Alexander Eche Chunga, señaló que los pescadores han buscado solución a esta problemática, y por eso piden se autorice la pesca experimental, para que -acompañados por IMARPE- se mejoren las artes y aparejos de pesca para disminuir el impacto en el ecosistema.

Incluso han iniciado un proyecto donde han determinado conclusiones preliminares. Indican que el proyecto se enmarca en la Ley General de Pesca, donde han descubierto la manera de aprovechar el recurso langostino utilizando materiales que no llegan al fondo marino, disminuyendo la fauna acompañante en el proceso.

“El Ministerio solo dice que se castigará con cárcel a quienes usen el arrastre, pero no da una solución para los pescadores que somos más de mil en esta actividad de aprovechamiento del langostino”, dijo Eche.

La pesquería artesanal de arrastre de langostino es criticada porque opera con altos niveles de captura incidental, impactando la biodiversidad en áreas costeras y generando conflictos entre pescadores. ■