No vale confiarse
febrero 7, 2024
Autor: adminGeneral
Compartir:

Lo ocurrido con una pequeña lluvia en Piura debe servir para poner las barbas en remojo a las autoridades locales, porque la amenaza de El Niño no se ha disipado y marzo es un mes con ingratos recuerdos para los piuranos que no olvidan la inundación del 27 de marzo de 2017.

PUEDES LEER ? Lluvias en Piura 2024: Senamhi pronostica fuertes lluvias del 11 al 12 de enero

Por lo pronto, los meteorólogos advierten que el mar de Grau empezó a calentarse; ya estamos en 24/25 grados y si llega a los 26° es más probable que se presenten lluvias de mayor intensidad tanto en la ciudad como en la sierra.                            

El escenario es que muchos poblados asentados en las riberas del río sufrirían las consecuencias. En el caso de Piura ciudad -ya lo hemos visto-, no está preparada ni siquiera para las lluvias de estación, mientras que, si llueve fuerte en la sierra, el otro peligro que se cierne es el crecimiento del caudal del río Piura, con las consecuencias que esto significa para las zonas pobladas de Piura y el Bajo Piura, porque aún no se terminan las obras del canal de Chutuque que derivaría las aguas hacia el mar en la zona de Sechura.                                  

Por tanto, habrá que agradecer a la pequeña lluvia del lunes, porque desnudó todas las deficiencias que hoy existen en torno a las obras de mitigación. Ya sabemos que hasta se olvidaron de dar mantenimiento a las motobombas y en otros casos ni siquiera se ha limpiado los drenes.

Bajo estas condiciones, las autoridades deberán dejar la pasividad característica para empezar a apurar los proyectos de drenaje en ejecución, y también, dejar operativas las baterías de motobombas que, irónicamente, ni mangueras tenían el lunes. Razón tienen los vecinos de indignarse

VIDEO RECOMENDADO

Más populares