Tragedia en el río por muerte de dos menores y un desaparecido
enero 26, 2020
Autor: Victor Palacios

Compartir:

Darse un chapuzón en el río Piura se convirtió en la tumba para dos amigos de 13 y 15, mientras que otro menor de 15 años perdió la vida en el río Chira.

Las tres víctimas mortales llegaron al río (Piura y Chira) para sofocar el inclemente calor que arrecía en el norte.

Transcurría la 1 de la tarde de ayer. Cuando los vecinos Ángel R.P. (13) y César F.C. (15), acompañados de un tercer amigo, se dirigieron hasta la laguna formada por el río Piura, ubicada a unos 50 metros del puente Miguel Grau (La Legua), para refrescarse en las traicioneras aguas.

En medio del jolgorio y risas, Ángel y Cèsar se lanzaron a las aguas. De pronto, no volvieron a salir. Se dice que el tercer amigo desesperado luego de aproximadamente una hora se alejó del lugar.

Según fuentes policiales, fue un poblador que llegó con su familia al río, quien al ingresar a las aguas se percató de la presencia de los cuerpos por lo que decidió rescatarlos. Personal de las comisarías El Indio, Catacaos y Salvataje llegaron hasta la zona para ayudar en la tarea de rescate.

Salió a jugar fútbol

Vecinos de Ángel narraron que cerca de las 10 de la mañana, en instantes que el menor llavaba su ropa, llegó un amigo a buscarlo para salir a jugar fútbol en el sector Buenos Aires, La Legua.
Como de costumbre, un grupo de amigos del sector ex Polvorines, Piura, se reunió en el sector 2B para ir a jugar.

Se dice que pasada la una de la tarde, varios menores retornaron a sus viviendas para almorzar. Sin embargo, Ángel, César y otro amigo se apartaron de ellos para dirigirse al río Piura para darse un chapuzón.

Se conoció que Ángel no sabía nadar por lo que acordaron ir a bañar a la laguna formada por el río Piura, sin saber, que la muerte los acechaba.

Dolor y llanto

Julio Ruiz y Verónica Paúcar intrigados por la tardanza de Ángel, que no llegó a almorzar, salieron a buscarlo.

Cerca de las 6:30 p.m. los padres fueron advertidos por los moradores que dos menores se habían ahogado en el río Piura (La Legua).

Ambos progenitores, en medio de un ir y venir, se apersonaron hasta la morgue de Piura. Mientras que un familiar ingresó para ver si se trataba de su hijo, doña Verónica se aferraba a un milagro y rogaba para que no fuera su Ángel. Al final, el llanto y dolor se apoderó de ellos.

Más populares