El informe que tendría la Secretaría Anticorrupción respecto de la investigación realizada a consecuencia de la Buena Pro para trabajos de limpieza en el túnel del Peihap, pondría casi con un pie afuera de su cargo al integrante del directorio de dicho proyecto, Ing. Hugo Garcés, e incluso en grave situación al gerente Reynaldo Almestar.

Y es que según los documentos recabados, la empresa Kahory, ganadora de la licitación efectuada por los trabajos de 30 días en el túnel del Alto Piura, tendría entre sus socios al hijo del exdecano del Colegio de Ingenieros. Es evidente entonces, que se presentarían muchas suspicacias acerca de un presunto favorecimiento o direccionamiento a la hora de entregar la buena pro a dicha empresa, por lo cual el contrato podría ser anulado. Este hecho nos pone de cara ante una realidad bastante lamentable, el poco profesionalismo y ética de nuestros funcionarios sigue en entredicho.

Garcés, hasta el año pasado era uno de los más críticos a la gestión regional, aunque generalmente buscaba argumentos técnicos para cuestionar los pasos que daba la gestión de Hilbck; sin embargo, este año es él, quien pasa a ser el cuestionado. Lo que espera la población ahora, es que la investigación por parte de los entes correspondientes continúe y el gobernador tome una decisión drástica con respecto a este hecho. No es posible que los funcionarios regionales continúen beneficiándose y aprovechándose de un cargo para ‘llevar agua para su molino’.

Karina Miranda

Karina Miranda