La Municipalidad Provincial de Piura anunció un “megaoperativo” para erradicar el comercio ambulatorio de las vías públicas del interior y alrededores del Complejo de Mercados; sin embargo, y como ya se ha hecho costumbre los informales volvieron a las calles a vista y paciencia de todos sin que nadie pueda hacer frente al comercio informal. Así lo pudo constatar LA HORA durante un recorrido por el Centro de Abastos, donde los ambulantes se muestran desafiantes ante la presencia policial y municipal.

Con carretillas en mano recorren las principales calles del Centro de Abastos, otros han instalado sus toldos, y otros más desafiantes se han apoderado de las veredas para ofertar sus productos incluso frente al personal de Fiscalización que poco o nada es lo que pueda hacer para erradicarlos de los espacios públicos.

Y es que en anteriores oportunidades los ambulantes han reaccionado de forma violenta al atacarlos con palos, piedras y cuanto objeto tuvieran cerca en defensa de lo que consideran su espacio de trabajo. Sin embargo, la informalidad no solo se ha apoderado de las vías públicas del Complejo de Mercados sino también en el Cercado de Piura, donde los ambulantes también ofertan sus productos en las calles.

A ello se suma el transporte, y es que los conductores también hacen de las suyas e infringen las ordenanzas municipales al estacionarse en zonas rígidas; en tanto, los ‘taxi-moto’ siguen adueñándose de las esquinas para ofrecer su servicio informal.

Así que la comuna piurana tiene una ardua tarea para retomar el control con apoyo de la Policía Nacional con la que ya habían iniciado las conversaciones para iniciar una serie de operativos.

Karina Miranda

Karina Miranda