La ministra de Salud, Pilar Mazzetti, aclaró este jueves que el retiro de la hidroxicloroquina, la ivermectina y la azitromicina es solo para pacientes hospitalizados por COVID-19. En tanto, señaló que queda en evaluación la continuidad de este tratamiento con estos medicamentos para los casos ambulatorios y leves.

En conferencia de prensa, explicó que la Resolución Ministerial 839-2020 que dispone el retiro de estos fármacos de la guía de tratamiento contra la infección causada por el virus SARS-CoV-2 en el país, se publicó apenas el Minsa tuvo el sustento técnico “suficiente”.

“La norma se aplica a las personas que están afectadas por COVID-19 en hospitalización. Eso tiene que quedar claro, porque hay un grupo de investigadores que está levantando información nuestra y que probablemente el día de mañana nos pueda alcanzar una nueva información para pacientes que son de tipo ambulatorio y leve”, precisó.

Mazzetti también sostuvo que en base a las evidencias actuales se conoce que la hidroxicloroquina, la ivermectina y la azitromicina o sus combinaciones no tienen un efecto beneficioso. “Es decir, no nos ayuda a mejorar a los pacientes. Por lo tanto, en esta norma no se recomienda su uso”, insistió.

No obstante, aclaró que estos tres fármacos tienen otros usos. “Son parte de los medicamentos que se usan en el Ministerio de Salud para otras patologías, para esas tienen efecto. Se siguen usando y se van a seguir usando como corresponde”, precisó.

La ministra de Salud reiteró que a la fecha no existe un tratamiento específico para pacientes con COVID-19. Señaló que mientras no exista una alternativa terapéutica o vacuna, o ambas, se continuará utilizando diversos medicamentos hasta se vayan retirando de la guía a lo largo de la pandemia.

“Esta norma estará vigente hasta que haya otra información. Todo va cambiando y el marco normativo también. Dejar en claro que es solamente para pacientes hospitalizados, queda pendiente los ambulatorios y leves”, refirió.

Evaluaciones del tratamiento de pacientes

En otro momento, Pilar Mazzetti explicó que la información para el tratamiento de pacientes con COVID-19 es cambiante y compleja de analizar. Detalló que el grupo de especialistas que analizan ad honorem diversos estudios está conformado por integrantes de la Dirección General de Intervenciones Estratégicas en Salud Pública, la unidad de análisis, de generación de evidencias y otros expertos.

“Bajo una pandemia de una evolución tan rápida como los que estamos teniendo, en realidad, las condiciones de evaluación son tremendamente difíciles. Además, comparamos grupos de diferentes países, costumbres y continentes», dijo.