Piura no es aún la “Piura Bonita” que nos prometió en campaña, la informalidad en el transporte sigue reinando, la inseguridad nos acecha y las obras prometidas no se han ejecutado, sin embargo, ¿merece el alcalde ser vacado

Creemos que no y menos por intentar poner orden en una zona donde otros alcaldes no pusieron mano dura.

Los autoproclamados dirigentes de los ambulantes han presentado un insólito pedido al Jurado Nacional de Elecciones el cual ya fue aceptado a trámite por la mencionada institución: La vacancia del alcalde provincial, Juan José Díaz, entre sus argumentos exponen abuso de autoridad y gastos en el desalojo del Mercado de Piura.

Asimismo argumentan que no existe en ningún lado un documento que certifique que las áreas desalojadas son públicas.

Lamentable realmente que el Jurado admita un pedido de vacancia de esta naturaleza teniendo en cuenta que lo que se ha hecho es intentar ordenar, mejorar, e implantar seguridad en una zona que antes era un verdadero laberinto y donde se obstruía el libre tránsito de peatones y vehículos.

Otro de los argumentos que señalan es que la Municipalidad no tenía presupuesto para reubicar a los ambulantes desalojados.

Cuando a todas luces queda claro que los señores informales no querían dejar las vías públicas utilizadas, y la prueba está en que se sortearon cientos de puestos en otros mercados y la mayoría aún siguen vacíos, pero prefieren ocupar los alrededores del Mercado Central para seguir generando desorden y suciedad pues las calles quedan un muladar.

Esperemos que el pleno del Concejo evalúe punto por punto la petición de los comerciantes informales, se despojen de camisetas políticas y simplemente actúen por sentido común.

No queremos volver al desorden que imperaba semanas atrás.

Y sí, podemos no estar de acuerdo en muchas cosas de la actual gestión municipal. Pero la vacancia por ordenar el mercado sería como decirle a los ambulantes que fueron injustamente desalojados.

 

Karina Miranda

Karina Miranda