El cuerpo de Elizabeth Cabrera Pasihuán fue hallado flotando, el lunes en el canal Biaggio Arbulú.

¿La arrojaron o cayó de manera accidental?. Hasta el cierre de esta edición, la Policía y la Fiscalía de Castilla no habían esclarecido las circunstancias en las cuales una mujer cayó al canal Biaggio Arbulú. Lamentablemente perdió la vida.

“De acuerdo con el resultado de la necropsia que se le practicó al cuerpo, es por asfixia y sumersión (ahogamiento). El cuerpo no presenta signos de violencia”, manifestó el fiscal Florencio Silva Mechato, de la Primera Fiscalía Penal Corporativa de Castilla, quien dirigió las diligencias del levantamiento del cuerpo en coordinación con los agentes de la Comisaría de El Indio.

De acuerdo con la Fiscalía, la mujer ha sido identificada por medio del sistema Afis, como Elizabeth Cabrera Pasihuán (36), quien presenta como dirección calle Sucre sin número, Villa Palambla del distrito de Canchaque, provincia de Huancabamba.

HALLAZGO

Según la Policía, eran las 6:30 p.m. del lunes y personal de la Comisaría de El Indio, recibieron la información que el cuerpo de una persona sin vida flotaba en el canal Biaggio Arbulú, cerca de las compuertas Las Brujas.

Al llegar al lugar, las autoridades del orden encontraron el cuerpo de la mujer flotando boca abajo. Ella vestía una blusa negra y una pantaloneta floreada blanco con negro.

El fiscal Florencio Silva Mechato, manifestó que aún no se ha determinado las circunstancias que la mujer ha caído al canal.

Fuentes de la Fiscalía informaron que no existe ninguna denuncia de desaparición de Elizabeth Cabrera Pasihuán.

Asimismo, la Policía está realizando las diligencias para determinar las circunstancias de la caída de la mujer al canal Biaggio Arbulú. “No hay testigos. Tampoco hemos ubicado a los familiares”, dijo el fiscal Silva Mechato.

Mujer especial

Desde hace aproximadamente seis años, Elizabeth Cabrera Pasihuán, dejó su tierra natal Villa Palambla, para radicar en Piura.

“Ella alquilaba un cuarto en el asentamiento Nuevo Castilla. Ella me dijo que tenía una pareja. Es un poco especial, padecía un leve retardo mental. El mes pasado fue la última vez que tuve contacto con ella”, declaró María Ramos Yesquén, pariente de la occisa.

De otro lado, José Santos Pasihuán, hermano de la víctima, quien radica en Lima, dijo que luego del fallecimiento de su mamá Ana Rosario Pasihuán en el 2006, los ocho hermanos tomaron rumbos diferentes.

“En noviembre del 2018 me encontré con mi hermana (Elizabeth) en mi tierra”, manifestó por teléfono José Santos.