Después de haber pasado por momentos críticos, actualmente la situación parece haberse controlado. Sin embargo, preocupa que esta tregua que nos está dando el zancudo transmisordengue, el Aedes Aegypti, no se esté aprovechando.

Ya sabemos que somos vulnerables por distintos flancos: los inmensos basurales en las periferias y ahora también en céntricas avenidas, aguas estancadas, falta de educación en casa para almacenar el recurso, poca costumbre en el uso del repelente falta de presupuesto y personal capacitado para enfrentar el problema; en síntesis poca cultura de prevención.

Sin embargo, pese a conocer cuál es nuestra realidad hay una disposición a recortar el personal de las áreas de control y monitoreo de las postas. Los trabajadores de la Diresa señalan que este recurso humano ha sido removido y solo algunos han sido reemplazados, pero por personas no capacitadas.

El director de Salud ha confirmado que efectivamente ha retirado personal, pero por el poco aporte que representan, pues no estarían respondiendo a las metas, lo cual también requiere una evaluación. Entonces, sabemos que el sector Salud es un área bastante compleja y vulnerable; pero estamos ante una situación de riesgo, pues si bien es cierto no tenemos los índices como para temer una epidemia, sí hay más casos de los previstos, y hay niveles de índices aédicos no esperados.

Es decir, el dengue no se ha ido, por lo tanto contar con el personal capacitado es sumamente necesario, así como lo es el presupuesto que depende del Gobierno Nacional. No nos lamentemos luego de lo que hoy no hacemos.

Karina Miranda

Karina Miranda