A diario los medios de comunicación anuncian intervenciones de jóvenes libando bebidas alcohólicas en reuniones privadas como si no pasará.

Ni la muerte de trece jóvenes en Lima parece hacer reflexionar a aquellos irresponsables que siguen desacatando las restricciones, exponiéndose ellos y sus familiares al contagio del Covid-19, e incluso morir a causa de este virus. De ahí que el Gobierno se haya visto obligado a lanzar la campaña de comunicación “El Covid no mata solo. No seamos cómplices”.

La campaña que incluye mensajes duros en medios radiales, televisivos ,escritos y redes sociales, apela a la presión social de familiares, amigos y ciudadanía en general para motivar la reflexión en los ciudadanos que mantienen un comportamiento irresponsable y que pueden convertirse en cómplices del COVID-19.

Y, es que desde que se levantó la cuarentena, los contagios han ido creciendo, ya no solo en personas de la tercera edad, sino en jóvenes e incluso niños. Esto debido a las reuniones familiares que han empezado a celebrarse, en la creencia que por tratarse de un ambiente familiar no van a contagiarse, algo que no es cierto y las cifras de contagios que a diario reporta el Minsa, lo confirman.

Por tanto, mientras sigamos esperando la vacuna, que sabemos no va a llegar este año, y, con mucha suerte tal vez llegue a mediados del próximo año; por favor, actúemos de forma responsable, no esperemos que nos tengan que multar o perseguir para cuidar nuestra vida y la de nuestros seres queridos. Y como bien dice esta campaña de sensibilización: “El Covid no mata solo. No seamos cómplices”.

Karina Miranda

Karina Miranda