Desde que la pandemia inició, y aún sin conocer mucho sobre este virus se llegó rápidamente a la conclusión que las personas más vulnerables eran los mayores de edad, y con problemas de comorbilidad, es por ello, que si hay un grupo etario que ahora debemos proteger ante esta nueva variante y esta tercera ola, es precisamente a los adultos mayores.

Y es que siguen siendo los más vulnerables, y aunque tengamos una vacuna, estos antídotos tienen siempre un tiempo de eficacia y hay que reforzarla para evitar mayores problemas, es por ello, que ahora el Gobierno exige la tercera dosis para estas personas y que esté especificado en el carnet de vacunación, con lo cual habrán muchos que no podrán ingresar a diversos locales, instituciones y centros comerciales. Recordemos incluso, que esta tercera dosis no será la última, pues ya en Chile se ha comenzado a aplicar el cuarto refuerzo, que seguramente más adelante también será obligatorio para nuestros adultos mayores.

Pero no se trata solo de una obligación para poder hacer vida social o asistir a realizar nuestras compras y trámites urgentes, sino que es importante la concientización de los seres humanos, de que esta vacuna les permite resistir una posible infección con la posibilidad de no traer mayores consecuencias en su organismo, evitando así las complicaciones.

Probablemente si la familia es numerosa y hay un buen número de jóvenes el riesgo sea mayor, en este grupo etario de entre 20 a 30 años, los cuadros suelen ni siquiera notarse o simplemente presentarse como un resfriado; sin embargo, son los abuelos o padres los que pagan las consecuencias.

Karina Miranda

Karina Miranda