Actualmente la campaña política para llegar al Congreso aún se encuentra bastante tibia, pero seguramente con el paso de los días los equipos de campaña así como las estrategias de cada partido irán tomando fuerza para en cualquier momento comenzar con lo que ya nos tienen acostumbrados: la guerra sucia en redes sociales.

Y aunque esto de las contra campañas ya viene de hace mucho tiempo, la importancia que han cobrado en la actualidad los medios digitales, así como las páginas de Facebook para traerse abajo las candidaturas de algunos contrincantes hace que en cada proceso electoral sea mayor el uso del internet como el arma primordial de los postulantes.

Sin embargo, muchas de estas campañas se basan en hechos totalmente falsos que lamentablemente se comparten y se propagan tan rápidamente que ni tiempo le da a la víctima de estos ataques, a defenderse, pues el material difundido rara vez se elimina.

Frente a ello, este año, el Jurado Especial de Piura, advirtió que fiscalizará las noticias falsas en redes sociales, con lo cual las contracampañas de algunos que ya se alistaban a destrozar a sus rivales tendrán que quedarse en el tintero.

Esperemos que, esta advertencia del Jurado se cumpla y sea respetada, y si no es así, que este organismo sepa aplicar sus normas a través del Pacto Ético.

Lamentablemente, este pacto, es de honor, en el cual no hay sanciones penales, ni multas, solo un llamado de atención a quien no cumpla con la no agresión al contrincante.

Si bien estamos ante una campaña sumamente veloz, eso no quita que los electores tengan que recepcionar la guerra de dimes y diretes de los postulantes, los votantes tienen todo el derecho de conocer las propuestas y eso depende mucho también de las estrategias que establezcan los asesores de campaña.

Karina Miranda

Karina Miranda