A menos de un mes del anuncio que hiciera el presidente de la República, Martín Vizcarra, sobre su propuesta de adelanto de Elecciones presidenciales y generales, los partidos políticos no pierden tiempo y han empezado con las pintas propagandísticas para promocionar a sus posibles candidatos.

La sorpresa es el congresista Daniel Salaverry, cuyas pintas están por todo Piura, Castilla y Veintiséis de Octubre.

Pero no solo han empezado a llenar de pintas cuanta pared encuentran libre, sino que algunos en su desesperación no han encontrado mejor manera de convencer a los electores que regalando pescado, cogiendo mano de la forma más arcaica de hacer política, es decir, comprando votos por dádivas.

Si en procesos electorales convocados con antelación, los candidatos en lo que menos inciden es en sus planes de gobierno; es de suponer que de llevarse a cabo estas elecciones adelantadas, las propuestas serán lo último que pongan a consideración para que la población pueda elegir de manera informada.

De ahí que los ciudadanos que están de acuerdo con la propuesta del presidente Vizcarra de sacar a este Congreso que solo ha demostrado ineptitud y obstruccionismo; tienen que saber elegir bien esta vez, y rechazar con su voto informado y consciente, a estos improvisados y advenedizos candidatos que lo único que buscan es llegar al poder para servirse de él.

Esto ya no lo podemos permitir.

Karina Miranda

Karina Miranda