Lo esperaban preparados. Piura se había puesto de acuerdo para recibirlo con listones negros y hasta con la bandera a media asta. Sin embargo, el ministro de Salud, no llegó a Piura, ni él ni los 49 profesionales médicos que prometió traer para reforzar las labores en los hospitales COVID de la región.

En su lugar qué hizo, envió al viceminisro y solo 25 personas, entre médicos, enfermeros, etc. Qué hace Piura, una región con un déficit de 140 médicos, si ni siquiera el ministro del sector es capaz de venir a inspeccionar él mismo la real situación de los hospitales, los pacientes y el personal médico. Y lo que es peor, no envía ni una sola pastilla, balón con oxígeno o implementos para el personal.

Lamentable, que Piura haya sido relegada, pues ante el llamado que hizo la región Loreto sí hubo una respuesta rápida; en nuestro caso, nos envían pruebas rápidas a cuenta gotas que en cuatro o cinco días se agotan y no ponen mano dura con el costo de la medicina, las plantas de oxígeno se están llenando los bolsillos a costa de la necesidad del pueblo, pero nadie dice nada.

Esto, ni el presidente Vizcarra, y menos el Ministro de Salud, Víctor Zamora han verificado con sus propios ojos, pero sí salen a criticar el mal manejo de las autoridades y la falta de liderazgo, lo cual no refutamos, pero también es responsabilidad del Gobierno Central, pues Piura lleva años con un sistema de Salud deficiente, falta de camas, personal y equipos.

Por ahora, solo nos queda acatar las restricciones para poder evitar los contagios y apoyar al personal de primera línea, a través de las campañas que ya se están haciendo. Lamentablemente son pocos y eso ocasiona que su rendimiento no sea el mismo.

Karina Miranda

Karina Miranda