Debido a que aún no pueden utilizar los ambientes que se construyeron porque presentan deficiencias que a la fecha no han sido subsanadas. Más de 200 alumnos de la institución educativa Hildebrando Castro Pozo volverán a recibir, por segundo año consecutivo, clases en aulas prefabricadas

De acuerdo a los padres, lo salones nuevos fueron mal construidos y ponen en peligro la integridad física de los escolares y profesores. Este problema se habría detectado el año pasado.

Investigación

La Fiscalía Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios de Sullana, desde el 2017, ha abierto una investigación que aún continúa. En ella, se involucra a exfuncionarios ediles y representantes del consorcio Castro Pozo, que tuvo a cargo la obra. En su momento, la constructora intentó sorprender con un falso avance de obra.

Mientras continúa la investigación preliminar, la UGEL de Sullana y el municipio provincial han acordado con los padres instalar ocho aulas prefabricadas para los alumnos de este centro educativo. Las aulas serán distribuidas para los alumnos de los niveles primaria y secundaria.

“Los alumnos no pueden estar perdiendo clases y es por ello que se ha logrado una solución paliativa mientras se concluya el arbitraje con la empresa que ejecutó esta obra”, indicó el alcalde Power Saldaña Sánchez.

Cabe recordar que la anterior gestión municipal, a través del consorcio Castro Pozo ejecutó los trabajos de “Mejoramiento y Ampliación” del referido colegio valorizado en más de S/5 millones. La obra tuvo dos adicionales y se ejecutó durante casi dos años, más tiempo del que estaba previsto.

Debe saber

  •  El colegio está en el centro poblado Chalacalá Baja del Alto Chira.
  •  En las nuevas aulas, existen filtraciones en el techo, rajaduras en las paredes del cerco perimétrico y más. Esto, se descubrió al practicarse la prueba de diamantina que medía la resistencia de la infraestructura.