La situación en la cual se encuentran los agricultores ante la falta de recurso hídrico para la Campaña Chica no es la única preocupación

es solo una consecuencia de un problema más grande que afecta al reservorio Poechos, y que de no respetarse las observaciones hechas por el Banco Mundial podría ponernos en una grave situación de riesgo.

“…no sirve de nada si es que no se cuenta, en primer lugar, con el manual de operaciones; y en segundo lugar, con un informe sobre el estado actual de la represa…”

Lo peor de todo es que hasta hace unos años atrás la mayor preocupación del Gobierno era realizar el proyecto de Afianzamiento del Reservorio Poechos, sin embargo, y tras gastarse 148 millones de soles, ahora ese afianzamiento no sirve de nada, si es que no se cuenta, en primer lugar con el manual de operaciones y en segundo lugar con un informe detallado sobre el estado actual de la represa.

Ya que según ha detectado el Banco Mundial, pese a que en el 2013 se realizaron trabajos en el cuenco amortiguador, ahora hay un proceso de erosión y su estabilidad frente a un sismo está en duda.

En estas condiciones, es evidente que debemos acatar las recomendaciones del BM, aunque esto signifique una afectación a la agricultura. Sin embargo, tal y como lo ha exigido la Autoridad Nacional del Agua, estos hechos deben ser investigados, sobre todo porque irresponsablemente se ha hecho un manejo de la presa sin aún contar con un manual de operaciones y sin tener en cuenta todas las observaciones hechas por el Banco Mundial.

Con ello, queda claro, que se ha actuado sin considerar los riesgos y de manera muy poco profesional. Ojalá y esto no traiga mayores problemas, aunque por ahora los agricultores serán los más afectados, y con eso ya es bastante.

Karina Miranda

Karina Miranda