El primer lote de vacunas que llegarán a nuestro país será a fines de enero aproximadamente, según lo ha manifestado el presidente de la República, Francisco Sagasti, sin embargo solo habrá un millón para todo el país, con lo cual es muy probable que la mayor parte se quede en la capital.

Es por ello que el Gobierno deberá ser muy analítico y establecer muy bien las prioridades para su distribución. Definitivamente, los primeros que deben recibir la vacuna deberá ser el personal médico y técnico de los hospitales, tanto del Minsa como de EsSalud, y así lo ha manifestado la ministra Pilar Mazzetti, lamentablemente es muy probable que existan los reclamos y las pugnas de otros sectores o grupos institucionales quienes también exijan sean considerados en el reparto.

Esto se va a dar sí o sí, sin embargo el Gobierno deberá tener muy claro que quienes mayor riesgo tienen de infectarse son los doctores, enfermeros y enfermeras que se encuentran en primera línea batallando y atendiendo a pacientes COVID.

Muchos de ellos ya han fallecido tras haberse infectado y han dejado a sus familias sumidos en la más profunda tristeza, niños huérfanos y parientes desamparados.

Esperemos pues que este millón de vacunas que ojalá, lleguen a nuestro país a fines de enero como ya se ha anunciado sean bien distribuidos y que no surjan de un momento a otro reportajes periodísticos con denuncias donde se revele que cierto lote de vacunas fue desviado y entregado a familiares de funcionarios o de las altas esferas del Gobierno y del Congreso.

Creemos que para la mayoría de peruanos está claro que quien más está expuesto y exponiendo su vida es el personal de Salud, por lo tanto hacer respetar esta decisión será la misión del Gobierno como primer paso para parar con esta pandemia que amenaza con expandirse más.

Karina Miranda

Karina Miranda