Saúl Núñez Montenegro, presidente de la Asociación Peruana de Productores de Arroz (Apear), reveló que, en nuestro país, muchos productores y comercializadores de arroz importado mezclan el producto con grano nacional, a fin de venderlo en los mercados con una mayor margen de ganancia.

“Cuando el arroz ingresa a nuestro país, hacen las famosas trasiegas, es decir, traen un arroz de dudosa procedencia, que no reúne las condiciones sanitarias para poder entregar al consumo nacional, y se vende como arroz peruano. Por ejemplo, un paquete con arroz posiblemente de importación, lo terminan vendiendo a hogares peruanos como que fuera costeño, que viene del norte”, declaró el especialista para la revista Agronoticias.

En este sentido, los productores no pueden competir con las importadoras de arroz, debido a “malas prácticas”, como las trasiegas.

“La producción de arroz, acopiada en almacenes de molineras y supermercados grandes, asegura la cuota de todo este año y aparte tenemos hasta julio del año que viene. Tenemos una cuota de reserva nacional, de 230.000 a 250.000 toneladas de arroz blanco pilado. Con la cosecha del año pasado, estamos asegurando la reserva de este año, y con lo que terminamos en julio más la que se está instalando, es más que suficiente para abastecer al consumo nacional”, dijo Núñez Montenegro.

El 86% de la producción nacional de arroz se concentra en siete regiones del país. Entre ellas sobresalen Piura Lambayeque, La Libertad en la costa norte. En la selva figuran San Martín, Amazonas, Loreto y Ucayali. Foto: difusión

El valor de un saco de arroz importado es de, aproximadamente, 100 soles. En tanto, el quintal de arroz pilado nacional se vende por 125 soles en su mejor versión, la criolla. También está el arroz de la selva, por 105 soles, al precio del Mercado de Productores de Santa Anita.

“Posiblemente sea arroz de procedencia china. Se habla que era un arroz que, cuando se cocinaba, parecía un plástico. También entra bastante arroz de Uruguay y Brasil. No sabemos qué tipo de agricultura hacen allá”, agregó.

Cabe precisar que las importaciones de arroz se han incrementado desde el 2017 en adelante. Durante el estado de emergencia por la COVID-19, alrededor del 90% de arroz que entregaron los programas sociales del Estado, como Qali Warma, fue importado, según el especialista.

 

Fuente: La República