Lamentable y preocupante es lo que pasa al interior de Palacio de Gobierno y entre los funcionarios y cargos de suma importancia para el buen ejercicio del gobierno en el Perú.

Lo del secretario de Presidencia es realmente indignante y más aún que éste personaje, Bruno Pacheco, haya salido días atrás a decir que por qué tendría que renunciar si él no ha hecho nada.

Pero, los hechos dicen lo contrario, pues primero fue el escándalo de lo ascensos en las Fuerzas Armadas, donde también terminó involucrado; y ahora, lo relacionado con su injerencia para favorecer a empresas ‘amigas’ que al parecer tendrían una deuda con Sunat, y él quiere por sus influencias evitarles la molestia de cumplir con su deber o tal vez reducirles la deuda.

Sea como sea, lo cierto es que lo de Pacheco ya es insostenible. Pero, pese a que todo lo señala, y existen pruebas de que efectivamente se estaría aprovechando de su cargo, no hay ningún pronunciamiento por parte de Pedro Castillo, quien como mandatario y al ver esta tela araña de cuestionamientos y hechos que descalifican de cuerpo entero a Pachecho, lo mantiene en su puesto de secretario presidencial.

Definitivamente existe una total indiferencia por estos hechos que ponen en duda la capacidad del presidente para designar a sus principales ministros y funcionarios.

El simple hecho de que existan pruebas y de que la Fiscal haya iniciado una investigación a Bruno Pacheco, es suficiente para que Castillo tome la decisión de removerlo del cargo y elegir a una persona idónea, que no se jacte de su puesto o que no saque ‘ganancias’ por estar tan cerca del presidente.

Karina Miranda

Karina Miranda