Ministerio aplicó sanción disciplinaria pese a que se informo que ‘no hubieron quejas de los pacientes’.

Una enfermera rusa fue suspendida del hospital donde trabajaba en Tula, 100 millas al sur de Moscú, después de que llegó a su turno con ropa interior debajo de su traje de protección personal traslúcido.

La empleada le dijo a sus jefes que «tenía demasiado calor» para usar ropa debajo del traje de vinilo de pies a cabeza, que la protegía de contraer COVID-19. El incidente fue reportado por primera vez por un medio de comunicación local, el periódico Tula Pressa.

Si bien se informó que «no hubo quejas» de sus pacientes, los jefes de los hospitales castigaron a la enfermera casi desnuda por «incumplimiento de los requisitos de vestimenta médica». La enfermera afirmó que no se dio cuenta de que su ropa interior se veía a través del EPP.

Sin embargo, el ministerio de salud regional confirmó que “una sanción disciplinaria se aplicó a la enfermera del departamento de enfermedades infecciosas que violó los requisitos,”. No dieron detalles sobre cuál sería exactamente la medida disciplinaria.

Hasta el miércoles, se han reportado aproximadamente 309,000 casos de COVID-19 en Rusia, y casi 3,000 muertes.

 

 

Fuente: ATV Noticias