Ocho personas muertas y una empresa de transportes que deberá pagar las consecuencias de su irresponsabilidad al viajar en una ruta no permitida, y además con los serios cuestionamientos que ahora se hacen acerca de la presencia de un menor de edad. Lamentablemente el menor de 17 años, aceptó prestar el servicio de cobrador y controlador para ayudar a sus padres a pagar las deudas contraidas, sin presagiar que la muerte lo alcanzaría en Semana Santa.

Sin embargo, y pese a que previo al viaje el niño se habría contactado con su madre para informarle que realizaría este trabajo, resulta estar fuera de la ley que este menor preste un servicio informal, en este caso a una empresa de transportes como lo es Sechura Tours; y si bien es cierto este era un alquiler particular, el solo hecho de que el bus con el nombre de la empresa parta hacia Lima (ruta no autorizada) y entre sus pasajeros o tripulación haya un menor es razon suficiente para que se sancione drásticamente.

Por otro lado, los piuranos exigimos que el Ministerio de Transportes, Dirección Regional de Transportes, Sutran, así como la Dirección de Trabajo, hagan prevalecer las leyes y las normas tanto en las pistas como dentro de las empresas. Se hacen urgentes y necesarias las inspecciones minuciosas en la manera cómo se administran estas empresas, y hacer un seguimiento del rol de descansos y cronogramas de salidas de su personal. Es conocido que muchas de ellas explotan a sus choferes con varias horas de viaje lo cual perjudica a los pasajeros que ponen practicamente su vida en las manos de conductores cansados y agotados por las amanecidas.

Karina Miranda

Karina Miranda