Corrupción al más alto nivel. Ayer un terremoto sacudió el Congreso de la República, pero sobre todo Palacio de Gobierno, pues el más comprometido resultó ser el presidente de la República.

Los reveladores y polémicos audios presentados por el presidente de la Comisión de Fiscalización del Congreso, Edgar Alarcón pusieron a temblar al presidente de la República con un posible pedido de vacancia.

Esto generó que desde ayer por la tarde el Congreso se declarara en sesión permanente, y Vizcarra convocara a un Consejo de Ministros con carácter de urgencia.

Mientras que los constitucionalistas y penalistas analizaban si se podía sustentar legalmente un pedido de vacancia y si se cometería el delito de encubrimiento según estos audios, las redes explotaban y se polarizaban las opiniones.

Por un lado, opinaban que sí era necesario vacar al presidente por incapacidad moral, mientras otros aseguraban que en este momento era lo que menos le convenía al país.

Y si, efectivamente, estamos en una situación de crisis, no solo en el sector Salud, sino también a nivel económico, una crisis política en medio de esta coyuntura solo perjudicaría más la estabilidad del país.

Sin embargo, esto no significa que se deje pasar por alto esta denuncia que pone de cabeza a Vizcarra y denota visos de corrupción desde su cargo como Presidente de la República, por lo cual la recomendación de algunos líderes de partidos políticos, autoridades y otros analistas resulta la más adecuada.

Y es que el presidente culmine su mandato y sea el Ministerio Público, quien inicie una investigación profunda sobre el caso de Vizcarra, el cantautor y presunto asesor, Richard Cisneros ‘Richard Swing’ y funcionarias de Gobierno.

Lamentablemente, desde que asumió Vizcarra ha existido una pugna constante entre Congreso y Ejecutivo, que hoy toma un camino similar al que sacó de la presidencia a PPK.

De los Mamani videos, pasamos a los audios marca Alarcón.

Karina Miranda

Karina Miranda