Era solo cuestión de tiempo para que en el Perú también se dispusiera mediante norma que la vacunación se vuelva, de cierta forma, obligatoria. Y es que si bien es cierto nadie te obliga a que te vacunes, las actividades diarias que realizamos nos ponen en la necesidad de haber recibido como mínimo las dos dosis de rigor, hecho que según norma publicada en El Peruano comenzará a exigirse desde el 15 de diciembre.


¿Pero a qué nos obliga la norma? Practicamente a portar permanentemente el carnet de vacunación cuando salgamos de nuestros hogares, pues se impondrá la necesidad de que en locales cerrados te exijan el carnet que certifique las dos dosis. Sobre todo porque nos encontramos en una situación de alerta, donde los casos se han incrementado de a pocos, y a pesar de ello y de lo que ocurre en el mundo, muchos piuranos siguen rechazando la oportunidad de vacunarse.

Además, estamos a puertas del 2022 y se requiere que la mayoría de menores de edad, por no decir todos, estén vacunados para que se puedan reiniciar las clases presenciales y los niños no tengan más deficiencias en su educación. Esperemos que esta medida se respete, no solo por parte de las personas, sino sobre todo que los dueños de locales hagan respetar la normativa y no, que por miedo a no tener afluencia de público eviten restringir el acceso. Recordemos que si todos respetan las normas, las personas entenderán lo necesario y urgente que se hace vacunarse. Y, aunque deberían entenderlo únicamente por el hecho que la vacuna salva su vida y la de su familia, por lo menos tener otras razones para así tener a todos vacunados.

Karina Miranda

Karina Miranda