En los últimos meses personas inescrupulosas han talado más de 500 arboles de algarrobo, overal, palo negro, borrachera y otras especies.

Así lo denunció el presidente de la cooperativa Pichones, Nicolás Torres, quién indicó que los taladores atentan contra el proyecto de protección, poda y raleo de dos mil hectáreas de algarrobo.

Verificación

Personal del Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor) llegó hasta la propiedad de la cooperativa Pichones, en el distrito de Las Loma, para evaluar los daños provocados por la tala indiscriminada que se estaría llevando a cabo en la zona. Los inspectores emitirán un informe con los hallazgos encontrados.

Torres exigió a la Dirección Regional de Agricultura investigar el hecho y sancionar a los responsables de la desforestación.

Por otro lado, el dirigente señaló que se ha pedido la anulación de las constancias de posesión que fueron otorgadas -según Torres, “de manera irregular”- por la Agencia Agraria de Cruceta a favor de una asociación.

La Hora intentó comunicarse infructuosamente con los representantes de la asociación mencionada por el presidente de la cooperativa Pichones.

Por: Dickens Nima