¿El uso excesivo de desinfectantes podría ‘borrar’ las huellas dactilares?
julio 19, 2020
Autor: Victor Palacios

Compartir:

El temor a ser contagiados con el temible COVID-19 nos ha llevado a extremar las medidas de higiene a nivel personal y familiar. Hoy, la mayoría lleva en el bolso guantes, mascarilla y un producto desinfectante de diversa nomenclatura. Todos quieren evitar contratiempos.

Matar el virus es un objetivo latente. Las armas más comunes en los tiempos de pandemia son el alcohol, la lejía, y en el plano doméstico, el uso de detergentes para el lavado de ropa o para la vajilla. Ello, no obstante, puede causar afecciones a la piel, como alergias o lesiones.

“Lamentablemente, todos estos limpiadores son perjudiciales para la piel y pueden llegar a maltratarla y producir heridas ya que estas sustancias, en principio, no respetan el PH adecuado de la piel y resecan las capas superficiales. Al ser germicidas, van eliminando la flora normal que protege la piel”, explica la doctora María Luisa Téllez Salas, dermatóloga de la Clínica Ricardo Palma.

La irritación, advierte, va a causar un deterioro en la reparación normal de la piel llegando a producir dermatitis y la consiguiente inflamación. Una de las zonas más afectadas serían, indudablemente, las manos.

“Si no se repara adecuadamente, la piel que sale ‘nueva’ es imperfecta y tiende a engrosar para protegerse. Por ello, las huellas dactilares pueden ‘borrarse’”, señala.

Téllez sostiene que los productos más irritantes son los álcalis, como la lejía, seguido de los desinfectantes, germicidas y alcoholes.

En esta pandemia hay un permanente afán por desinfectarse las manos y en ese escenario apelamos a diversos productos como el gel antibacterial. “Los geles antibacteriales causan irritación y, en efecto, pueden causar alergias y dermatitis. Lo menos irritante y que conserva las reglas no contaminantes es el lavado de manos”, precisa la especialista.

Considera que se pueden utilizar jabones comunes, de preferencia glicerina, suaves, sin perfumes, y en personas sensibles con limpiadores de PH 5.5 o neutros. Lo importante del lavado, dice, es la espuma y la abundante agua que se utilice para ello.

Fuente: Perú 21

Más populares