En menos de 24 horas, un nuevo crimen volvió a estremecer a la población de la provincia de Sullana, que apenas si se recuperaba del terror que vivieron tras la muerte de un obrero de la PTAR que fue victimado a balazos por dos sicarios en moto que lo sorprendieron cuando se encontraba charlando con un amigo en plena vía pública.

A esta muerte se sumó ayer la de otro obrero de construcción civil que igualmente fue sorprendido por sicarios que llegaron hasta el lugar donde departía con un primo, allí lo asesinaron sin ningún reparo, elevando a 25, la cifra de personas que perdieron la vida por sicariato. Al parecer se trató de una venganza por la muerte del obrero de la PTAR. Es decir, la provincia de Sullana parece haberse convertido en “tierra de nadie” donde los sicarios matan al mismo estilo del lejano oeste.

¿Qué está pasando con la Policía Nacional?, es que 25 muertes no significan nada, qué es lo que tiene que pasar más para por fin tomar el “toro por las astas”; la provincia no puede continuar “tomada” por asesinos a sueldo que matan como si estuvieran en una isla, sin que nadie ponga coto a sus crímenes. Esta situación de zozobra en la que viven los vecinos no puede continuar; la provincia de Sullana necesita ser declarada en emergencia por la inseguridad como lo vienen reclamando los vecinos, y autoridades.

Estamos a pocos días para culminar el año, y lamentablemente el tema de la seguridad ciudadana no ha sido priorizado por el Gobierno Regional que parece creer que todo se le tiene que dejar a la Policía Nacional, cuando el tema también le compete. Sabemos de las limitaciones que tiene la institución policial, por lo que ante esta ola de crímenes urge que la autoridad regional una fuerzas con los congresistas para que el Gobierno Central atienda en este tema a la Región Piura.

Karina Miranda

Karina Miranda