Después de 22 años de lucha de la víctima y su madre por encontrar justicia, se logró que la persona que abuso de ella cuando tenía apenas ocho años, fuera sentenciada por el Poder Judicial en Sullana, a veinte años de cárcel, por el delito de violación sexual.SULLANA. Este caso se remonta al 22 de agosto de 1998, cuando la madre de la víctima descubrió que Esgar Arturo Rosales Carreño (46) violaba a su hija. Los hechos se registraron desde el año anterior; debido a que el acusado era familia de la víctima y vivía en el mismo domicilio. El depravado aprovechó que la menor se quedaba a su cuidado para abusar de ella.

Durante el juicio oral, la Fiscal Adjunta Superior, Victoria Elizabeth Salirrosas Solano, consiguió que la Sala de Apelaciones con Funciones de Liquidadora, sentencie a Rosales Carreño, quien afrontó el juicio en libertad por segunda vez. Antes, la Corte Suprema anuló la primera sentencia que absolvía al imputado. Rosales Carreño deberá pagar 4 mil soles de reparación civil a favor de la agraviada, quien ahora tiene 30 años. El sentenciado también deberá asistir a un tratamiento terapéutico, conforme a ley.