La comuna talareña está pasando por uno de sus peores momentos, sobre todo la plana de regidores oficialistas y el alcalde José Vitonera, quien al parecer ya no soporta los ataques de sus propios ‘compañeros’ de campaña.

Este fin de semana unos audios causaron revuelo en las redes sociales, los cibernautas se encendieron tras escuchar supuestamente al alcalde reclamar de manera muy enérgica y hasta grosera a una regidora por los continuos ataques que viene recibiendo de su propia gente, a quienes además acusa de pedir obras y puestos de trabajo para sus allegados.

La figura de la devolución de favores tras ganar las elecciones es conocida por todos, y aunque en muy pocas gestiones se demuestra con pruebas la cantidad de dinero que corre bajo la mesa, es vox populi que tanto alcaldes como gobernadores deben de una u otra manera favorecer o beneficiar a quienes durante la campaña, apoyaron financieramente o de alguna otra forma al triunfo electoral.

En este caso específico, de comprobarse que efectivamente es la voz del alcalde la que se escucha en el audio, la necesidad de una investigación a fondo está en número uno de prioridades, puesto que involucra no solo al burgomaestre sino también a los regidores, quienes se supone deben velar por una correcta gestión y administración de los bienes.

Además, el alcalde tendría que responder el por qué si tiene pruebas que incriminan a los concejales en actos cuestionados como el de pedir obra o trabajo, se ha callado y no lo ha denunciado como corresponde.

Esperemos además que las instituciones correspondientes actúen de oficio en este caso.

Karina Miranda

Karina Miranda