¡La justicia llegó! Dos casos de violencia sexual que tenían como víctimas a menores de edad terminaron en sentencias con la pena máxima de cadena perpetua, en Chimbote, provincia del Santa en la región Áncash.

La acusación del primer caso fue sustentada por la Segunda Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Nuevo Chimbote, que consiguió que se condene a los responsables del abuso de una menor de 12 años, en el asentamiento humano David Dasso, situado en Nuevo Chimbote.


DEBES LEER ► Gloria presentó una acción de amparo


La fiscal Katty Legoas Lozada acreditó la responsabilidad de Marco Jhanpier Pérez León (30) y de John Michel Ramírez Capcha (44) en calidad de autores del delito de violación sexual a menor de edad.

La representante del Ministerio presentó las pruebas recabadas en contra de los imputados, quienes obligaron a tomar bebidas alcohólicas a la adolescente y luego abusaron de ella.

Según la denuncia realizada, el 19 de agosto de 2020, la menor fue interceptada por Marco Pérez, quien conducía una mototaxi y estaba acompañado por John Ramírez. Él le indicó que la llevaría a su casa. Sin embargo, sus intenciones eran otras y ambos abusaron de la menor.


DEBES LEER ► Integrantes de Cantaritos de Oro salvan de ser asaltados


Violación sexual contra menor de 13 años

El otro caso fue investigado por la Primera Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Nuevo Chimbote, despacho que logró que se condene a cadena perpetua a un sujeto que abusó sexualmente de su cuñada (13), con el consentimiento de su conviviente, quien es la hermana de la víctima.

El fiscal a cargo del caso, Marco Antonio Cabrera Cabanillas, acreditó cada uno de los elementos hallados en contra de Clinto Linger Quispe Quezada (28), en calidad de autor del delito de violación sexual a menor de edad.

Asimismo, el representante del Ministerio Público consiguió que se establezca la suma de 14 mil soles, por concepto de reparación civil a favor de la agraviada.

Según las investigaciones, el hecho ocurrió entre junio y julio de 2020, cuando la menor llegó a la vivienda donde residía su hermana y el imputado.

Ellos la invitaron a ver televisión en su habitación matrimonial cuando le indicaron que iniciarán un juego, el cual consistía en que la menor tendría que quitarse la ropa, ante lo cual la adolescente se negó y se retiró de la habitación.

Posteriormente, la menor regresó a ver televisión y Quispe Quezada se echó a su lado, se quitó la ropa y abusó sexualmente de ella, mientras que la hermana de la víctima vigilaba en la puerta del cuarto.

Al mes siguiente, la adolescente se percató que estaba embarazada y la pareja le entregó pastillas para que interrumpiera el embarazo, lo cual ocasionó que la menor fuera intervenida en una clínica local y así su familia se enterara de lo sucedido.

Ahora los tres sujetos pasarán el resto de sus días en una cárcel.

VÍDEO RECOMENDADO


Síguenos en nuestras redes sociales: