Los dos hermanos Miguel y María del Pilar, fueron enterrados en el cementerio San José de Sullana donde compraron en vida sus dos nichos.

Los ancianos fueron despedidos con una misa en la parroquia Nuestra Señora del Tránsito donde laboraron como sacristán.

Los vecinos exigieron que las autoridades policiales esclarezcan la muerte de los hermanos que fueron asesinados cruelmente de varias puñaladas en el cuerpo.

“Ellos no se metían con nadie, no merecían morir así tan cruelmente, quién puede ensañarse con esas personas que con ningún vecino se metían”, señaló la teniente gobernadora del barrio Buenos Aires, Irma Sernaqué.

Además, Sernaqué indicó que con el apoyo de todos los vecinos de las calles 6 y 5 lograron instalar la capilla ardiente en el frontis de la casa de los hermanos.

En tanto, la Policía busca que los vecinos colaboren y ayuden a esclarecer el asesinato y capturar a los responsables del hecho.


Síguenos en nuestras redes sociales: