La captura de Rocío Leandro Melgar, conocida como camarada ‘Cusi’, no hace otra cosa que confirmar que las protestas, movilizaciones, pero sobre todo los actos subversivos , vandálicos y matonescos que se han presentado en el sur y que han llevado a la muerte de 47 personas y un policía calcinado, son promovidos e impulsados por terroristas y narcotraficantes.


LEE AQUÍ ► Máncora: caen presuntos asaltantes luego de atraco a balazos


‘Cusi’, quien en los años 80 fue capturada y encarcelada por presuntos vínculos con Sendero Luminoso, y quien cumplió una condena de 9 años, ha sido objeto de una paciente investigación que inició en el 2021.

Dicha investigación, la sitúa en el mismo sitio de las protestas en contra del Gobierno, como presidenta del Frente de Defensa de Huamanga, pero además, como la encargada de financiar dichas revueltas con el dinero de los cocaleros, y su misión era reunir aproximadamente tres mil personas para que participen en la toma a Lima, programada para el 15 de enero.

Pero no fue la única capturada el jueves por la noche, otras personas ligadas a este trabajo y presuntamente con vínculos terroristas también deberán cumplir una detención preliminar, antes de su audiencia de pedido de prisión preventiva por la Fiscalía.

Queda una clara evidencia, que no se puede ceder a chantajes extorsivos y violentistas de personas como Rocío Leandro, quienes se encuentran detrás de gente inocente azuzándolos y generando caos.

En ese sentido, la decisión de Dina Boluarte de no doblegarse a dicho chantajes resulta acertada, sin embargo, requiere de una mano firme y de decisiones inmediatas para no prolongar más esta ola de violencia que podría generar más muertes de inocentes y pérdidas millonarias.

Ojalá y el fortalecimiento del diálogo pueda dar frutos, aunque tras conocer los nombres de los dirigentes que están tras estas marchas, difícilmente accedan a dialogar.


Síguenos en nuestras redes sociales: