El año pasado Sullana, fue una de las provincias de la región donde más crímenes se reportaron.


LEE AQUÍ ► Piura: piden declarar en emergencia el servicio de agua potable


El miedo de los moradores de diferentes zonas, por los hechos delictivos y sangrientos, se desbordó a tal punto que no querían ni denunciar, ni mucho menos salir a la calle, porque el riesgo de morir a manos de una banda era latente.

Este 2023, la población espera que el cambio de autoridad policial genere resultados positivos.

Lamentablemente, cuando parecía que el año había empezado tranquilo, ayer se produjo el primer crimen por sicariato que tuvo como víctima a un obrero y mototaxista, a quien lo acribillaron cuando conducía una mototaxi con su esposa y cuñada como pasajeras.

Este era hasta las primeras horas de la tarde, el primer crimen del año en la provincia, y ponía en alerta a los sullaneros y autoridades por lo que podría pasar en adelante.

Sin embargo, apenas habían pasado unas horas cuando un doble crimen sacudía nuevamente el sector oeste de Sullana.

Tres muertos en solo un día, un hecho difícil de asimilar, pero que obliga al nuevo general a aplicar sus estrategias inmediatamente.

Y aunque, para su antecesor, los crímenes tenían como móvil el ajuste de cuentas y por lo tanto entre “delincuentes se estaban eliminando”, lo cierto es que a nadie le gusta vivir en un campo de batalla.

Entonces, sean criminales, delincuentes o inocentes, la finalidad debe ser eliminar la violencia de cualquier tipo.

No es tarea fácil, ni tampoco de corto plazo, de hecho que esto involucraría a muchas generaciones, pero si no se comienza, si no se hace nada desde ahora, ¿Cuándo piensan empezar? ¿Cuándo los muertos a manos de los delincuentes y vándalos sean más que la lista de los vivos?.


Síguenos en nuestras redes sociales: