Mientras era operado, el joven contrajo una infección que le provocó insuficiencia renal. Ahora vive atado a una máquina de diálisis y necesita control las 24 horas del día. 

La historia del joven Xiao Wang ocurrió hace ocho años y escandalizó a China. En aquel entonces, tenía 17 años y jamás imaginó lo que iba a vivir tras una decisión difícil de creer.

Wang se contactó con una red ilegal de tráfico de órganos para conseguir su propósito. Los traficantes le ofrecieron 3 mil dólares y este aceptó.

Fue entonces que se sometió a una operación en condiciones que se desconocen. Según le dijeron, podía vivir con un solo riñón.

El dinero que recibió le sirvió para comprarse un iPhone y un iPad. Se supo que el precio que pago por ellos fue más alto.

Mientras era operado, contrajo una infección que le provocó insuficiencia renal.

El caso se dio a conocer luego que la madre le reclamara de dónde había sacado el dinero para sacarse el móvil y la tablet.

“Mamá, vendí mi riñón”, confesó el muchacho.

Autoridades de China arrestaron a 9 personas, entre médicos y miembros de una banda de traficantes. La justicia los condenó entre 3 y 5 años de prisión.

La familia del joven recibió una indemnización de 200 mil dólares.

En la actualidad, Wang vive postrado en una cama conectado a una máquina de diálisis y necesita control las 24 horas del día.

 

 

Fuente: Perú 21