El terremoto político provocado tras los audios de Vizcarra han dejado pasar desapercibida una noticia que también es un escándalo, y que va en la misma línea de lo que hoy tiene en la mira del mundo a nuestro país.

Los resultados de un estudio realizado por Contraloría General de la República arrojan que en nuestra región, los corruptos se habrían apoderado de 1,039 millones, estando implicados más de 400 funcionarios. Un hecho que llena de indignación a la población que ya no soporta más tanta corrupción.

Como si fuera poco, nos ubicamos a nivel nacional, en la tercera región con mayores índices de corrupción y una de las regiones con mayor perjuicio económico por esta lacra que sigue extendiendo sus tentáculos a todas las esferas de gobierno. Un hecho que nos llena de verguenza e indignación, pues mientras la población se muere en las puertas de los hospitales porque no hay ni la medicina básica para una atención primaria; los corruptos siguen amasando a manos llenas a costa de los más pobres.

Cuántos establecimientos de primer nivel estarían bien equipados con todo ese dinero que funcionarios corruptos siguen robando a manos llenas a vista y paciencia de las autoridades que se hacen de la vista gorda, cuando todos sabemos que ellos también son partícipes.

Por ello, ahora que la pus sigue saltando a grandes esferas, la población tiene que mantenerse vigilante para exigir a las autoridades que rindan cuentas de todo lo que han recibido por la pandemia, y que la crisis política que vive el país, no sea aprovechada para que estas denuncias de corrupción pasen a segundo plano. No podemos permitir que sigan robando al pueblo tan descaradamente.

Karina Miranda

Karina Miranda