Era de esperarse. Los dirigentes y autoridades del Bajo Piura, sobre todo de las zonas más afectadas por el pasado desborde del Río Piura en el 2017, no quieren seguir dando vueltas sobre lo mismo y han asegurado que denunciarán penalmente a las autoridades de la Reconstrucción por la falta de obras de prevención, o la falta de voluntad para ejecutar obras de protección ante un posible periodo lluvioso.

Es decir que ahora, no solo quieren hacer un paro para protestar por el uso de geobolsas para reforzar las defensas ribereñas, sino que también han puesto en jaque a los encargados y técnicos de esta entidad gubernamental.

Lo cierto es que esta denuncia ya se veía venir, pues desde hace cuatro meses atrás los dirigentes iniciaron su lucha quejándose por la falta de interés del Gobierno en mantener protegida de fenómenos naturales la zona del Bajo Piura.

Y mucho más al enterarse que se utilizarían geobolsas, las cuales consideran no bastan para contener la crecida del río en época de lluvias.

Definitivamente, el malestar e indignación del Bajo Piura es compartido por algunos piuranos, quienes consideran que efectivamente desde el inicio ha existido una desidia y despreocupación por acelerar los trabajos.

No sabemos si consideran poco probable otro Niño Costero de la magnitud del que apenas hemos vivido, o es que la falta de capacidad en los tres niveles está haciendo mella y perjudicando a los miles de piuranos que se sienten vulnerables ante un fuerte periodo lluvioso.

Esperemos, de todas maneras que este problema generado en el Bajo Piura se solucione, pues tampoco es favorable para nadie un paro con bloqueos, enfrentamientos y violencia, ya que genera pérdidas económicas y hasta podría ocasionar pérdidas humanas, sobre todo cuando se enfrentan a las fuerzas policiales.

Karina Miranda

Karina Miranda